Las lesiones cerebrales traumáticas son una afección repentina que causa daño en el cerebro, afectando su correcto funcionamiento.

Estas lesiones también pueden ser conocidas como traumatismo cerebral y normalmente ocurren principalmente por golpes que pueden presentarse en una variedad de escenarios.

Este tipo de lesiones pueden tener efectos fuertes y a largo plazo en la salud y bienestar de las personas, por lo que requieren de atención médica inmediata en la mayoría de los casos.

Aquí te contamos las causas, síntomas y tratamientos de las lesiones cerebrales traumáticas

¿Cuáles son las causas más comunes de las lesiones cerebrales traumáticas?

Las principales causas para sufrir una lesión cerebral traumática son los golpes o los impactos con fuerza o violentos, en el cuerpo, pero principalmente en la cabeza.

A estas lesiones se les llaman no penetrantes, debido a que lo que genera la lesión no ingresa al cráneo, sino que son el resultado de fuerzas externas que impactan la cabeza de una persona.

Estas lesiones hacen que el cerebro rebote o se golpee dentro del cráneo, por lo que también las sacudidas fuertes en la cabeza pueden generar lesiones cerebrales traumáticas.

Entre los eventos que pueden generar el golpe o impacto se encuentran las caídas, los accidentes automovilísticos, una lesión durante la práctica de un deporte, las sacudidas en los niños, ser golpeado por un objeto o lesiones producto de violencia como peleas o agresiones físicas.

Las caídas son más comunes en personas mayores, los accidentes automovilísticos en personas adultas jóvenes y las lesiones producto de violencia pueden ocurrir en casos de maltrato, entre otros.

Es importante aclarar que algunos deportes como lo son, fútbol americano, rugby, boxeo, conllevan un mayor riesgo de lesiones cerebrales traumáticas debido a los golpes y choques frecuentes entre los jugadores.

Todas estas causas tienen en común que el cerebro sufre un traumatismo debido a la fuerza del impacto directo a la cabeza y al movimiento repentino.

Sin embargo, a pesar de que estas son las principales causas, existen otras que son consideradas como lesiones penetrantes. 

Las lesiones cerebrales traumáticas penetrantes ocurren cuando el cráneo es perforado por un objeto.

Este es el caso de las lesiones causadas por balas, un elemento cortopunzante como un cuchillo o en algunos casos hasta un pedazo de hueso del cráneo que se fracturó y se desplazó.

¿Cuáles son los síntomas de las lesiones cerebrales traumáticas?

Es importante aclarar que las lesiones cerebrales traumáticas pueden ser leves, moderadas o graves y por lo tanto sus efectos y posteriores síntomas también dependen de ello.

Las lesiones cerebrales traumáticas pueden causar efectos físicos y psicológicos variados, llegando hasta problemas graves como el estado de coma.

Los síntomas más comunes en todos los casos, pero especialmente en los leves son el dolor de cabeza intenso y persistente, confusión, pérdida de la memoria reciente y desorientación, náuseas, vómito y finalmente, cambios en el estado de ánimo.

Durante la ocurrencia de las lesiones cerebrales traumáticas moderadas a graves adicional a los síntomas ya mencionados, pueden provocar hematomas, tejidos desgarrados, sangrado y otras lesiones físicas en el cerebro.

Esto provocará síntomas como pérdida del conocimiento, convulsiones, secreción de líquido cefalorraquídeo o sangre por nariz u oídos. 

También pérdida de la orientación, dilatación de las pupilas, debilidad o entumecimiento de las extremidades, coma y compromiso del estado de conciencia. 

Los síntomas causados por un traumatismo cerebral pueden aparecer de inmediato después del golpe o el impacto, mientras que otros pueden tardar en aparecer días o semanas.

En el caso de los niños pequeños y bebés, cuando sufren una lesión cerebral traumática, ya que no pueden expresar directamente que presentan dolor de cabeza o desorientación te indicamos algunos síntomas para que estés atento.

Los síntomas en bebés pueden verse como cambios en los hábitos de alimentación y sueño, llanto constante, cambios en la capacidad para prestar atención, pérdida de interés en los juguetes, alteración en las necesidades fisiológicas y hasta convulsiones.

Para todos los casos, se debe prestar especial atención y buscar relacionar los síntomas si se ha vivenciado un evento de golpe o traumatismo. 

¿Qué tratamiento o recomendaciones hay para las lesiones cerebrales traumáticas?

Las lesiones que no son atendidas y tratadas a tiempo pueden causar complicaciones a largo plazo, incluso la muerte.

A su vez, el tratamiento de las lesiones cerebrales traumáticas depende en gran medida de la gravedad de la lesión.

Sin importar si la lesión fue leve o grave, es importante realizar una consulta médica para descartar cualquier posible complicación o problema al interior del cerebro.

Se debe tener presente que así la lesión cerebral traumática haya sido leve, los efectos de este tipo de conmoción cerebral pueden llegar a ser graves.

Se recomienda en el caso de golpes leves estar atento a los síntomas y signos de alarma las horas siguientes al evento y guardar reposo y descanso.

En algunos casos se requerirá hacer una modificación en la rutina y el entorno para evitar movimientos bruscos, tos, pujo para hacer deposición o agacharse a recoger algo.

Si se presenta dolor de cabeza relativamente normal a uno ocasionado con anterioridad se puede tomar algún analgésico.

El retorno a las actividades normales debe ser de manera gradual, para evitar que el exceso de movimientos demore o retrase la recuperación.

Estas recomendaciones aplican principalmente si la persona que sufrió el golpe o la lesión no es un bebé o un adulto mayor, en estos casi si se recomienda la revisión por parte de un médico especialista.

De igual forma, para cualquier persona que haya sufrido un trauma craneoencefálico por golpe que se considere leve, si los síntomas no mejoran con el paso de unos pocos días, se debe consultar al médico.

Para los casos de lesión cerebral traumática moderada o grave siempre se debe recibir atención médica inmediata.

La primera medida que realiza el médico después de la lesión primaria en la atención de emergencias es la evaluación y estabilización de la persona y sus signos vitales, esto con el fin de evitar lesiones secundarias y prevenir el daño cerebral.

Esto le ayuda al médico tratante a enfocarse en evitar una lesión adicional, por lo que la atención en emergencias estará priorizada a garantizar el suministro de oxígeno adecuado al cerebro y el cuerpo, mantener un adecuado flujo sanguíneo y controlar la presión arterial.

Para esto, el médico de emergencias necesitará el apoyo de otras especialidades como la neurología, radiología, anestesiología, neurocirugía entre otros, para la realización de algunas pruebas y exámenes diagnósticos.

Dependiendo del diagnóstico que realice el médico por el examen físico y neurológico realizado y los resultados obtenidos, se determinará el tratamiento.

Los exámenes diagnósticos pueden aportar gran información para la valoración y monitoreo de pacientes que han sufrido una lesión cerebral traumática moderada o grave y así tener un pronóstico.

Entre los principales exámenes están la realización de imágenes como tomografías, resonancias magnéticas y el doppler transcraneal.

En algunos casos severos, los pacientes requerirán de cirugía para drenar o eliminar hematomas, eliminar el tejido golpeado y dañado, reparar fracturas en el cráneo o aliviar la presión causada al interior del cráneo.

Estas cirugías normalmente se deben realizar acompañadas de un grupo médico interdisciplinario y algunos pacientes tendrán que salir de la sala de cirugía a una Unidad de Cuidado Neurointensivo.

El acompañamiento de un médico anestesiólogo neurointensivista brindará al proceso de tratamiento y recuperación del paciente herramientas muy valiosas para evitar complicaciones y asistir en el monitoreo constante.

Durante los procesos de cirugía y recuperación será necesario realizar y evaluar la autorregulación cerebral, la perfusión cerebral, entre otras condiciones del adecuado funcionamiento del cerebro para ayudar en la recuperación del paciente.

Las personas que sufren de afecciones en su parte motora y cognitiva después de una lesión cerebral traumática se realizan también durante el tratamiento programas de rehabilitación física, para ayudar a recuperar habilidades perdidas.

También será de gran ayuda la terapia cognitiva y conductual, la cual ayuda a las personas a manejar los cambios emocionales y cognitivos y a desarrollar estrategias para mejorar su calidad de vida.

El Dr. Héctor Fabio Castaño está dispuesto a aportar todo su conocimiento en la larga trayectoria que tiene para el tratamiento de lesiones cerebrales traumáticas.

Si tienes alguna inquietud sobre el diagnóstico o el tratamiento de un episodio de estos, te invitamos a contactarnos, estaremos agradados de atenderte.